Garantía de origen de la planta

La forma de actuación en la recuperación de los bosques autóctonos es trabajar a favor de la sucesión ecológica, ya que lo normal y sin actuación humana alguna es que se produzca la sucesión desde un matorral pionero hacia una formación leñosa mucho más madura y diversa. En definitiva, la técnica a utilizar favorece y acelera un proceso natural, permitiendo además regenerar el bosque con un impacto mínimo sobre la vegetación preexistente.

Para ello es necesario disponer de planta autóctona, ya que la utilización de especies y ejemplares procedentes de la propia región objeto de restauración es una garantía de adaptación de las plantas y una medida de conservación de la biodiversidad genética. De este modo, desde la Fundación Lurgaia nos planteamos la creación de un vivero propio, en el que germinen las especies forestales tanto arbóreas como arbustivas más significativas presentes de forma natural en este territorio. Las semillas son seleccionadas, recolectadas y tratadas por nosotros mismos, garantizando así su origen y calidad.

Todas las fotografías son propiedad del fotógrafo de la naturaleza y patrono de la fundación Joseba del Villar y de la Fundación Lurgaia, estando prohibida su copia o reproducción